Seguridad en VPS: Consejos prácticos

Al contratar un servicio de VPS, es indispensable que consideremos los aspectos de seguridad que debemos resguardar para evitar que esta innovación genere riesgos, tanto a la empresa como a nuestros clientes. En ese sentido, es fundamental considerar mecanismos para garantizar la seguridad en VPS. Especialmente, debemos considerarla si optamos por un servicio de VPS no administrado.

Como análisis base, es indispensable conocer el nivel de seguridad con el que cuenta nuestro alojamiento web, pues este será nuestro punto de partida para tomar las consideraciones necesarias. Asimismo, debemos recordar que este aspecto es uno de los que debe guiar nuestra elección por un sistema de VPS administrado o un VPS no administrado. A partir de ello, debemos considerar tres aspectos clave al momento de analizar las medidas de seguridad a tomar. Estos son la configuración, la adopción de una nueva rutina tecnológica y la supervisión del funcionamiento del servidor.

Es indispensable garantizar la seguridad en el uso de VPS.

Aspectos claves de la seguridad en VPS

  1. Configuración

a) Configurar Fail2Ban

Es indispensable contar con la configuración de Fail2Ban para asegurar la seguridad en VPS para que esta aplicación pueda bloquear las conexiones remotas que intenten acceder a nuestro sistema por fuerza bruta para descifrar nuestras contraseñas y vulnerar nuestro sistema.

b) Configurar una VPN para tu VPS

Parte de la seguridad en VPS está en configurar una VPN. Esto permitirá que tu dirección IP se mantenga oculta al acceder a la red mediante un túnel cifrado. Respecto de la red pública, esto puede ofrecer una capa de seguridad necesaria.

c) Configurar firewall

El firewall permite que se protejan las redes privadas de accesos no verificados y no autorizados. Por ello, es indispensable para la seguridad en VPS.

  • Firewall Interno (IP Tables)

Los sistemas Linux suelen venir con un firewall interno IP tables. Con este sistema, es posible supervisar el tráfico desde y hacia el servidor. De esta manera, es posible ajustar las restricciones necesarias.

  • Firewall de UFW

Se recomienda también complementar el firewall interno con uno UFW (Uncomplicated Firewall) para adicionar seguimiento al tráfico entrante y saliente. Este podrá denegar las conexiones entrantes y permitir las salientes, de modo que disminuye considerablemente el riesgo de amenazas. Es de fácil uso y se puede ajustar a las necesidades específicas de la compañía.

d) Desactivar IPv6

El IPv6 activado aumenta la vulnerabilidad ante los ciberataques. Esto se debe a que es principal mecanismo utilizado por los hackers para enviar tráfico malicioso, sea que se esté usando o no. Por ello, es preferible desactivarlo.

Además de asegurar la configuración apropiada. También, se debe adoptar una rutina de seguridad.

2. Nueva rutina

a) Mantener tus aplicaciones actualizadas

La antigüedad del software puede incrementar la vulnerabilidad del sistema. Por ello, es indispensable mantener las aplicaciones actualizadas. En ese sentido, se debe establecer como ejercicio rutinario la verificación de los sistemas para asegurarnos de contar con las últimas versiones.

b) Instalar un antivirus

Como medida de seguridad en VPS, es indispensable instalar un antivirus que permita supervisar los archivos almacenados en el VPS, de modo que se proteja el servidor. Esta rutina de mantener un antivirus funcionando y actualizado permitirá que la seguridad sea más eficiente.

c) Utilizar contraseñas seguras

Las contraseñas protegen nuestra información, por ello, es necesario hacerlas lo más fuertes posibles para garantizar la seguridad en VPS. Así, las contraseñas deben ser largas y contener varios elementos, tales como letras en minúsculas, mayúsculas, números y caracteres especiales. Asimismo, se recomienda actualizarlas regularmente y no reutilizarlas.

d) Empezar a utilizar las claves SSH

Las claves SSH son más seguras que las contraseñas y permiten un sistema de autenticación más seguro. Estas pueden tener una gran extensión, de hasta 4096 bits. Vienen en dos conjuntos: la pública que se guarda en el servidor y la privada que se almacena en el dispositivo del usuario. Los intentos de inicio de sesión generan claves aleatorias que solo puedes descifrarse con la clave privada.

e) Utilizar SFTP en lugar de FTP

Las conexiones FTP solo cifran las credenciales, pero no las transferencias de archivos. En cambio, las SFTP son conexiones FTP seguras, porque encriptan todos los datos. Asimismo, brindan protección a los usuarios de ataques, pues el cliente es autenticado para acceder al sistema.

La supervisión de los procedimientos también mantendrá la seguridad en VPS.

3. Supervisión

a) Revisar los derechos de los usuarios

Si muchos usuarios utilizan el VPS, el nivel de vulnerabilidad del sistema aumentará. Por ello, para garantizar la seguridad en VPS, es indispensable gestionar los usuarios y los derechos que tendrán, como los privilegios de nivel de root.

b) Supervisar los registros de tu servidor

Es indispensable supervisar los registros del servidor para mantenernos informados de lo que ocurre y de las posibles vulnerabilidades que aparezcan. Asimismo, podemos acceder a un informe del estado del servidor para mantenerlo en óptimas condiciones.

Asegúrese de que su empresa tiene la capacidad de implementar protocolos de seguridad en VPS antes de decidirse por un VPS no administrado.

Conclusión

A partir de estos consejos que se centran en la configuración, las rutinas de seguridad y la supervisión de los procesos, es posible tener seguridad en VPS. De esta manera, la innovación que representa este sistema para la mejora de nuestros procesos virtualizados genere un beneficio y no represente un riesgo para la empresa. Vigilar la seguridad y controlar la vulnerabilidad de los servidores es indispensable en esta época en la que los ciberataques son cada vez más frecuentes e incrementan su peligrosidad.

Si considera que resguardar todos estos procesos resulta inmanejable para su empresa o requiere de una inversión mayor en su departamento tecnológico, la mejor opción es contratar con un sistema VPS administrado al que pueda solicitarle llevar a cabo estos procesos. Es posible delegar estas responsabilidades, pero no es recomendable obviarlas, debido a que de esto depende la seguridad de los datos, los procesos y el mantenimiento de las operaciones de la compañía.