La demanda energética de la IA: Un desafío global

¿Quieres AHORRAR?
¡Cámbiate con nosotros!

✔️Correo Corporativo M365. 50gb por usuario
✔️1 Tera espacio cloud por usuario.

La demanda energética de la IA: Un desafío global por el crecimiento de la IA. ITD Consulting te cuenta todo sobre esta alerta energética.

La inteligencia artificial (IA) está revolucionando numerosos aspectos de la sociedad y la economía, desde la automatización de tareas hasta la mejora de la toma de decisiones. Empresas y gobiernos de todo el mundo están adoptando rápidamente tecnologías de IA para optimizar procesos, aumentar la eficiencia y crear nuevas oportunidades de negocio.

En sectores como la medicina, la agricultura, la logística y la educación, la IA está transformando la forma en que operamos y tomamos decisiones, ofreciendo soluciones más precisas y personalizadas.

Además, la IA está impulsando la innovación en productos y servicios, creando mercados completamente nuevos y cambiando el panorama competitivo global. Sin embargo, esta revolución de la IA trae consigo un desafío significativo: el enorme consumo de energía.

El aumento exponencial de la demanda energética de los centros de datos, impulsado por el desarrollo y la implementación de la IA, ha llevado a la Agencia Internacional de la Energía (IEA) a convocar una cumbre mundial en París el próximo 5 de diciembre.

A medida que la IA se integra cada vez más en nuestras vidas, los centros de datos, que son el corazón de esta tecnología, requieren cantidades masivas de energía para funcionar. Este fenómeno de la IA ha generado preocupación sobre la sostenibilidad y la capacidad de nuestras infraestructuras energéticas para soportar esta creciente demanda.

En este artículo de ITD Consulting, se exploran los detalles de este fenómeno de la IA, las previsiones de consumo energético y las posibles soluciones propuestas por diversos sectores.

Desde la energía nuclear hasta las fuentes renovables y los avances tecnológicos en eficiencia energética, se discuten las estrategias que podrían ayudar a mitigar el impacto ambiental y garantizar un suministro energético estable y sostenible para el futuro de la IA.

El aumento de la demanda energética de la IA

El crecimiento de la IA ha sido meteórico, y con ello, su demanda de recursos energéticos. Por ello, se espera que para el año 2030 el consumo energético de los centros de datos aumente un 200% por la IA.

Algunas estimaciones menos optimistas sugieren que este consumo, gracias a la IA, podría incluso sextuplicarse. Esta situación ha llevado a la organización a convocar la primera Conferencia Global sobre Energía e Inteligencia Artificial, donde se discutirán estrategias para afrontar este desafío del crecimiento de la IA.

La demanda energética de la IA: Un desafío global, innovación tecnológica, ITD Consulting, energía, consumo, inteligencia artificial, IA, energías limpias

Datos y previsiones

Para entender la magnitud del problema con la IA, es útil comparar cifras actuales y futuras. En 2022, el consumo global de energía de los centros de datos fue de aproximadamente 460 teravatios-hora (TWh), representando alrededor del 2% de la energía eléctrica total en uso. Para 2026, se predice que este consumo superará los 1.000 TWh, equivalente al consumo energético de todo Japón.

En contraste, las criptomonedas, conocidas por su alto consumo energético, se espera que utilicen alrededor de 160 TWh para 2026, una cifra considerablemente menor que la prevista para la IA.

Impacto en el suministro de energía

El incremento en la demanda de energía debido a la IA ha llevado a preocupaciones sobre la capacidad de los sistemas energéticos actuales para satisfacer estas necesidades. Elon Musk ha advertido sobre una posible «sequía de energía», indicando que la IA podría quedarse sin transformadores para 2025.

Esta preocupación se basa en la observación de que la computación en la nube para la IA está aumentando a un ritmo insostenible, con un incremento de diez veces cada seis meses.

La energía nuclear como solución

Dada la magnitud del desafío, algunos expertos y líderes del sector tecnológico han sugerido recurrir a la energía nuclear. Jennifer Granholm, la Secretaria de Energía de Estados Unidos, y Sam Altman, CEO de OpenAI, han defendido esta opción.

La energía nuclear tiene la capacidad de generar grandes cantidades de energía de manera constante, lo cual es esencial para satisfacer la demanda de los centros de datos. Un ejemplo de esta apuesta por la energía nuclear es el proyecto de Microsoft de generar energía a partir de la fusión atómica cerca del río Columbia en el estado de Washington.

Aunque los físicos predicen que este objetivo es difícil de alcanzar, la empresa y sus socios están enfocados en este avance, con la esperanza de que la fusión nuclear sea una solución viable para 2028.

Proyectos experimentales de energía limpia

Además de la fusión nuclear, las grandes tecnológicas están explorando otros proyectos experimentales de energía limpia. Estos incluyen pequeños reactores nucleares, energía geotérmica y otras tecnologías innovadoras.

Microsoft, por ejemplo, está desarrollando pequeños reactores nucleares que podrían conectarse directamente a centros de cálculo individuales. Este enfoque podría reducir la dependencia de combustibles fósiles y minimizar las emisiones de carbono.

La demanda energética de la IA: Un desafío global, innovación tecnológica, ITD Consulting, energía, consumo, inteligencia artificial, IA, energía nuclear

Retos y críticas

A pesar de los avances tecnológicos y las promesas de las grandes empresas, el aumento en el consumo de energía por la IA ha llevado a un resurgimiento del uso de combustibles fósiles. Las plantas de carbón, que muchas veces se habían considerado obsoletas, están siendo revitalizadas para satisfacer la creciente demanda.

Este fenómeno de la IA ha generado críticas por parte de organizaciones medioambientales y expertos que argumentan que el auge de la IA está retrasando la transición hacia fuentes de energía más limpias.

Tamara Kneese, directora de proyectos de Data & Society, ha acusado a la industria tecnológica de utilizar «matemáticas confusas» en sus afirmaciones sobre el impacto ambiental. Según Kneese, el resurgimiento de las plantas de carbón debido a la IA debería alarmar a quienes se preocupan por el medio ambiente.

La carrera por la energía

La competencia entre las empresas tecnológicas para desarrollar centros de datos más grandes y potentes ha creado una verdadera carrera armamentística en el ámbito de la energía. Estos centros, que a menudo consumen tanta energía como una ciudad mediana, están obligando a los proveedores de energía a encontrar nuevas soluciones para satisfacer esta demanda.

En regiones como Salt Lake City, la presión para suministrar suficiente energía ha llevado a retrasar el cierre de centrales de carbón y a reconsiderar inversiones en energías limpias. En Omaha, por ejemplo, una planta de carbón que debía cerrarse en 2022 seguirá operando al menos hasta 2026 para soportar la demanda de los nuevos centros de datos de Google y Meta.

Soluciones futuras y posibles avances

A pesar de los desafíos actuales, hay esperanza de que los avances tecnológicos y las nuevas fuentes de energía puedan proporcionar soluciones a largo plazo. Google, por ejemplo, ha iniciado un proyecto geotérmico en Nevada que podría proporcionar una cantidad significativa de energía en el futuro.

Sin embargo, estos proyectos están en etapas tempranas y su impacto a gran escala aún está por verse, debido a la prisa que genera el crecimiento exponencial de la IA.

Microrreactores y energía modular

Otra solución prometedora son los microrreactores y los pequeños reactores modulares (SMR). Empresas como NuScale Power están desarrollando SMR que podrían generar 77 megavatios de energía limpia de forma continua, suficiente para operar centros de datos de manera independiente de la red eléctrica.

Sin embargo, estos proyectos también enfrentan desafíos regulatorios y técnicos antes de poder ser implementados a gran escala.

Sam Altman y Bill Gates, ambos defensores de la energía nuclear, están invirtiendo en tecnologías innovadoras como reactores de fisión avanzados y fusión nuclear. Estas tecnologías podrían revolucionar la producción de energía si logran superar los obstáculos técnicos y regulatorios.

La demanda energética de la IA: Un desafío global, innovación tecnológica, ITD Consulting, energía, consumo, inteligencia artificial, IA, demanda

La creciente demanda de energía de la IA presenta un desafío significativo para los sistemas energéticos globales. A medida que la IA se expande y se integra en una variedad de sectores, la necesidad de energía para alimentar centros de datos y dispositivos inteligentes también aumenta exponencialmente.

Este fenómeno de la IA pone una presión considerable sobre las infraestructuras energéticas existentes, que ya enfrentan retos en términos de capacidad y sostenibilidad. La Agencia Internacional de la Energía (IEA) y otros organismos están trabajando arduamente para encontrar soluciones viables que permitan satisfacer esta demanda sin comprometer el medio ambiente.

En este contexto, las energías limpias, la energía nuclear y los proyectos experimentales emergen como componentes cruciales de la respuesta global a este desafío de la IA. Sin embargo, es esencial que estos avances en el suministro energético se realicen de manera sostenible y eficiente.

Las energías limpias, como la solar y la eólica, ofrecen un potencial significativo para reducir la huella de carbono de la IA, pero requieren inversiones considerables en infraestructura y tecnología para ser verdaderamente eficaces. La energía nuclear, por su parte, puede proporcionar una fuente constante y abundante de energía, pero también plantea preocupaciones sobre la gestión de residuos y la seguridad.

Los proyectos experimentales, como la fusión nuclear y las tecnologías de captura de carbono, representan prometedoras innovaciones futuras, aunque todavía se encuentran en etapas tempranas de desarrollo y enfrentan numerosos desafíos técnicos y económicos.

La integración de estas diversas fuentes de energía, junto con mejoras en la eficiencia energética de los centros de datos y dispositivos, será crucial para abordar el aumento de la demanda de manera sostenible.

El futuro de la IA y la energía está intrínsecamente ligado. La capacidad de desarrollar y mantener sistemas de energía eficientes y sostenibles determinará el éxito a largo plazo de la inteligencia artificial y su impacto en la sociedad.

La cumbre global en París será un paso crucial en esta dirección, reuniendo a expertos y líderes de diversos campos para discutir y planificar un camino hacia un futuro energético más sostenible. En esta cumbre, se espera que se aborden temas como la cooperación internacional en investigación y desarrollo, la implementación de políticas energéticas favorables y la promoción de inversiones en tecnologías innovadoras.

El resultado de estos debates y acuerdos será fundamental para asegurar que el crecimiento de la IA no solo sea tecnológicamente avanzado, sino también ecológicamente responsable y beneficioso para el planeta. Si deseas conocer más detalles de este impacto de la IA en la capacidad energética y cómo puede afectar a tu empresa, escríbenos a [email protected]. Tenemos un equipo dedicado a brindarte soluciones a la medida.

¿Quieres AHORRAR?
¡Cámbiate con nosotros!

✔️Correo Corporativo M365. 50gb por usuario
✔️1 Tera espacio cloud por usuario.

¿Quieres AHORRAR? ¡Cámbiate con nosotros!

🤩 🗣 ¡Cámbiate con nosotros y ahorra!

Si aún no trabajas con Microsoft 365, comienza o MIGRA desde Gsuite, Cpanel, otros, tendrás 50% descuento: 

✔️Correo Corporativo M365. 50gb por usuario.

✔️1 Tera espacio cloud por usuario. 

✔️Respaldo documentos. Ventajas: – Trabajar en colaboración Teams sobre el mismo archivo de Office Online en tiempo real y muchas otras ventajas.

¡Compártenos tus datos de contacto y nos comunicaremos contigo!