La Nube

«La nube» hace referencia a los servidores a los que se accede a través de Internet, y al software y bases de datos que se ejecutan en esos servidores. Los servidores de la nube están ubicados en centros de datos por todo el mundo. Con la informática en la nube, no es necesario que los usuarios y las empresas gestionen los servidores físicos ni que ejecuten aplicaciones de software en sus propios ordenadores.

La “nube” es un término que se utiliza para describir una red mundial de servidores, cada uno con una función única. La nube no es una entidad física, sino una red enorme de servidores remotos de todo el mundo que están conectados para funcionar como un único ecosistema.

Estos servidores están diseñados para almacenar y administrar datos, ejecutar aplicaciones o entregar contenido o servicios, como streaming de vídeos, correo web, software de ofimática o medios sociales. En lugar de acceder a archivos y datos desde un equipo personal o local, accede a ellos en línea desde cualquier dispositivo conectado a Internet, es decir, la información está disponible dondequiera que vaya y siempre que la necesite.

¿Qué nos permite hacer la nube?

La nube permite a los usuarios acceder a los mismos archivos y aplicaciones casi desde cualquier dispositivo, ya que los procesos informáticos y de almacenamiento tienen lugar en servidores en un centro de datos, y no de forma local en el dispositivo del usuario.

Por ello, un usuario puede iniciar sesión en su cuenta de Instagram con un teléfono nuevo después de que se le haya roto el anterior y seguirá teniendo acceso a su cuenta de siempre, con sus fotos, vídeos y el historial de conversación. Funciona igual con proveedores de correo electrónico en la nube como Gmail o Microsoft Office 365, y con proveedores de almacenamiento en la nube como Dropbox o Google Drive.

¿Cómo funciona la nube?

La informática en la nube es posible gracias a una tecnología conocida como virtualización. La virtualización permite la creación de un ordenador virtual, simulado y digital que se comporta como si fuera un ordenador físico con su propio hardware.

El término técnico para este ordenador es máquina virtual. Las máquinas virtuales en el mismo equipo servidor, cuando se implementan de forma correcta, están separadas entre ellas, así que no interactúan entre sí, y los archivos y las aplicaciones de una máquina virtual no son visibles para otras máquinas virtuales, a pesar de estar ubicadas en la misma máquina física.

Las máquinas virtuales también hacen un uso más eficiente del hardware en el que están alojadas. Al ejecutar muchas máquinas virtuales al mismo tiempo, un servidor se transforma en muchos servidores, y un centro de datos se transforma en una gran cantidad de centros de datos, que tienen la capacidad de servir a muchas organizaciones. Por eso, los proveedores de nube pueden ofrecer el uso de sus servidores a muchos más clientes de lo habitual, y pueden hacerlo a un coste muy bajo.

Por regla general, incluso si se caen los servidores individuales, los servidores en la nube seguirán estando en línea y disponibles. Generalmente, los proveedores de nube hacen copias de seguridad de sus servicios en varias máquinas y en múltiples regiones.

Los usuarios acceden a los servicios en la nube mediante un navegador o una aplicación, que se conecta a la nube a través de Internet, es decir, a través de muchas redes interconectadas, independientemente del dispositivo que estén utilizando.

 

Beneficios de usar la nube

Al usar Google Drive, que tiene un procesador de textos basado en la nube, todo lo que escribes se guarda automáticamente en la nube. No hay necesidad de jugar con la configuración para asegurarse de que el trabajo se guarde, o de designar una carpeta en tu computador para almacenar el contenido guardado.

Los servicios basados en la nube, como Google Drive, permiten a los usuarios simplemente disfrutar de los beneficios de la tecnología y confiar en que el proveedor del servicio se encargará del almacenamiento de archivos.

Muchos servicios de computación en la nube están disponibles bajo demanda y son bastante económicos. Si tus necesidades varían de un mes a otro, vas a pagar dependiendo de cómo cambies su uso.

Tradicionalmente, estaba presente el riesgo de comprar una red informática costosa y darse cuenta de que era más grande de lo que necesitabas, o quizás descubrir que la configuración que tenías era demasiado pequeña para lo que necesitabas hacer. La computación hace que estos escenarios sean menos probables porque puedes suscribirte a la mayoría de los servicios de computación en la nube sin amarrarse a contratos largos.

La computación en la nube también ofrece sus respectivos servicios públicos o privados. Una cuenta de correo electrónico es un ejemplo de un servicio público de computación en la nube. Sin embargo, muchas empresas usan redes privadas virtuales (VPN) para acceder a nubes privadas seguras, como las que solo son accesibles para personas que trabajan en una empresa o departamento en particular.

 

La nube para las empresas

Para las empresas, el cambio a la computación en la nube supone menos gastos generales y de TI: por ejemplo, ya no tendrán que actualizar y mantener sus propios servidores, ya que su proveedor de la nube lo hará por ellos.

Esto tiene un especial impacto en las pequeñas empresas que no tienen la capacidad de pagar su propia infraestructura interna, pero que pueden externalizar sus necesidades de infraestructura por poco dinero mediante la nube. Además, la nube puede facilitar que las empresas operen a nivel internacional, ya los empleados y clientes pueden acceder a los mismos archivos y aplicaciones desde cualquier lugar.

Las empresas utilizan cuatro métodos diferentes para implementar recursos en la nube. Hay una nube pública, que comparte recursos y ofrece servicios al público a través de Internet; una nube privada, que no se comparte y ofrece servicios a través de una red interna privada, normalmente hospedada en el entorno local; una nube híbrida, que comparte servicios entre nubes públicas y privadas, según su finalidad; y una nube comunitaria, que comparte recursos solo entre organizaciones, por ejemplo, con instituciones gubernamentales.

 

¿Qué beneficios brinda la nube para las empresas?

 

  1. Escalabilidad

Tu empresa puede ampliar o reducir de forma rápida sus operaciones y necesidades de almacenamiento para adaptarse a su situación, lo que permite flexibilidad a medida que cambian tus necesidades. En lugar de comprar e instalar costosas actualizaciones, tu proveedor de servicios de computación en la nube puede manejar.

 

  1. Reducción de los costos de servicios de IT

Pasar a la computación en la nube puede reducir el costo de administrar y mantener sus sistemas de IT. En lugar de comprar costosos sistemas y equipos para su negocio, puedes utilizar los recursos de su proveedor de servicios.

 

  1. Ayuda a mantener la continuidad del negocio

Proteger tus datos y sistemas es una parte importante de la planificación de la continuidad del negocio. Ya sea que experimentes un desastre natural, un corte de energía u otra crisis, tener sus datos almacenados en la nube garantiza que esté respaldado y protegido en un lugar seguro y seguro. Poder acceder a sus datos de nuevo rápidamente te permite hacer negocios de la manera habitual, minimizando el tiempo de inactividad y la pérdida de productividad.

 

  1. Flexibilidad de las prácticas laborales

Permite a los empleados ser más flexibles en sus prácticas laborales, ya que pueden acceder a los datos desde su casa, durante las vacaciones o a través del viaje hacia y desde el trabajo (siempre que tenga una conexión a Internet).

 

  1. Permite una colaboración eficiente

La nube le da a tu empresa la capacidad de comunicarse y compartir más fácilmente fuera de los métodos tradicionales. Si estás trabajando en un proyecto en diferentes ubicaciones, te permitirá darles a los empleados, contratistas y otros accesos a los mismos archivos. También puedes elegir un modelo de computación en la nube que te facilite compartir tus registros con tus asesores.

 

  1. Acceso a actualizaciones automáticas

Dependiendo de tu proveedor de servicios de computación, tu sistema se actualizará regularmente con la última tecnología. Esto podría incluir versiones actualizadas de software, así como actualizaciones de servidores y poder de procesamiento de la computadora.

 

¿A qué tipos de nube puedes acceder?

Las implementaciones en la nube más habituales son:

  1. Nube privada: una nube privada es un servidor, un centro de datos o una red distribuida totalmente dedicada a una organización.
  2. Nube pública: una nube pública es un servicio gestionado por un proveedor externo que puede incluir servidores en uno o varios centros de datos. A diferencia de una nube privada, las nubes públicas se comparten entre muchas organizaciones.

Con el uso de máquinas virtuales, diferentes empresas pueden compartir servidores individuales, una situación que se conoce como «tenencia múltiple», ya que varias compañías alquilan espacio dentro del mismo servidor.

  1. Nube híbrida: las implementaciones de nube híbrida combinan nubes públicas y privadas, y pueden incluso incluir servidores heredados en un entorno local. Una organización puede utilizar su nube privada para algunos servicios y la nube pública para otros, o puede usar la nube pública como copia de seguridad de su nube privada.
  2. Multinube: multinube es un tipo de implementación de nube que implica el uso de varias nubes públicas. Dicho de otra forma, una organización con una implementación de multinube alquila servidores y servicios virtuales de varios proveedores externos.