VPS administrado vs. VPS no administrado

En el mercado, podemos encontrar alternativas de VPS o servidor virtual privado, VPS administrado o VPS no administrado, las cuales se ajustarán a las necesidades y características de los clientes. Una de las disyuntivas principales al momento de contratar un servicio será decidir entre un VPS administrado y un VPS no administrado. ¿Cuál será más conveniente?

Antes de decidir, es indispensable que la empresa conozca su realidad respecto del tráfico web que soporta, las fortalezas y debilidades de sus colaboradores, el grado de crecimiento que se proyectan tener y las necesidades de sus operaciones virtuales. A partir de este autoexamen inicial, podemos centrarnos en analizar los tres principales aspectos que diferencian al VPS administrado del VPS no administrado.

Aspectos diferenciadores

  1. Precio

Muchas veces, la principal preocupación de los clientes con empresas en expansión es la inversión en nuevos sistemas como optar por adquirir un servicio de VPS. Frente a esta preocupación, al decidir entre el VPS administrado y el VPS no administrado se evidencia la notable diferencia de precios. Así, el VPS administrado será siempre más costoso que el VPS no administrado. Esto se debe a la que el servicio administrado cuenta con mayores beneficios para el cliente, en tanto este ya no tiene que preocuparse por gestionar este sistema. En este sentido, es necesario que la empresa evalúes si la inversión le será rentable o no. Muchas empresas que cuentan con las capacidades técnicas para gestionar adecuadamente el VPS pueden optar por el VPS no administrado, pero cabe destacar que esto requiere de habilidades particularmente avanzadas que no cualquier empresa en crecimiento puede cubrir.

Se debe evaluar el nivel de control que la empresa puede asumir sobre su servicio VPS.

2. Control

Las capacidades de control son otro de los aspectos que diferencian al VPS administrado del VPS no administrado. Respecto de esto, se puede mencionar que al contratar un servicio VPS administrado, el cliente no tiene los accesos completos y no puede manipular el sistema. Así, la gestión del correo, base de datos, complementos, etc. se encuentran en manos de quien le brinda el servicio. Cabe precisar que el cliente podrá tener acceso al panel de control, pero no podrá realizar cambios técnicos complejos que puedan comprometer el funcionamiento de todo el sistema. Por otro lado, en un VPS no administrado, el cliente cuenta con todos los accesos para realizar todos los cambios técnicos que considere convenientes. Es decir, tendrá acceso root, de modo que podrá administrar el servidor sin ninguna restricción. Podrá hacer todas las pruebas que desee y, a la vez, asumirá los riesgos. En ese sentido, el análisis de las capacidades del equipo técnico de la empresa resulta fundamental para decidir qué tanto control se puede asumir o se requiere al momento de contratar un VPS administrado o un VPS no administrado.

3. Responsabilidad

A partir de las posibilidades de control sobre el servidor, el grado de responsabilidad sobre la gestión habitual del sistema también varía. En el caso de un VPS administrado, la empresa que brinde este servicio se encargará de las actualizaciones necesarias y periódicas del software y sus componentes, así como de monitorear el funcionamiento del hardware y del servidor, de modo que se pueda garantizar y mantener su estabilidad. Asimismo, se encargará de solucionar problemas técnicos eventuales y, en muchos casos, realizará una copia de seguridad de seguridad que permitirá que la información no se pierda. En contraste, al contar con un servicio de VPS no administrado, la responsabilidad sobre las tareas mencionadas recaerá en el cliente exclusivamente. De esta manera, el cliente deberá encargarse de gestionar el sistema y saber responder ante las necesidades que el mismo presente. Por ello, el nivel de conocimiento técnico que se requiere para asumir esta responsabilidad sin riesgos es bastante alto. Es así que la decisión entre un VPS administrado y un VPS no administrado pasa también por la evaluación de la capacidad técnica de los colaboradores y la posibilidad de dedicar recursos a esta nueva labor.

Optar por un VPS administrados o por un VPS no administrado dependerá de las necesidades particulares de la empresa.
Tabla resumen de la comparativa entre VPS administrado y VPS no administrado

¿Cuál es mejor, VPS administrado o VPS no administrado?

Decidir sobre si adquirir un VPS administrado o un VPS no administrado va a depender principalmente de los aspectos mencionados. Ninguno de los sistemas puede ser considerado superior, sino que cada uno se adecúa a las necesidades específicas y potencialidades de los clientes.  En resumen, depende del nivel de usuario del cliente y los riesgos que es capaz de asumir para optar por un sistema administrado o uno no administrado.

Asimismo, cabe destacar que la gestión tanto del VPS administrado como del VPS no administrado debe ser cuidadosa para evitar los riesgos de seguridad con el manejo de los datos. Esto se debe a que el uso de este sistema, inevitablemente, implica riesgos que pueden prevenirse y ser gestionados adecuadamente. En ese sentido, parte de la administración del VPS incluye el manejo de un protocolo de seguridad, el cual será administrado por la empresa que brinde el servicio en el caso del VPS administrado o por el propio cliente en el caso del VPS no administrado.

Se deben analizar las capacidades técnicas de la empresa para saber si es posible optar por un VPS no administrado.

Ambas consideraciones, las necesidades específicas y la seguridad, deben sopesarse al momento de optar por un VPS administrado o un VPS no administrado. Adicionalmente a esta gama de opciones, debemos considerar los VPS semi administrados o de administración parcial.

Con la virtualización de los sistemas, se hace más necesario garantizar la rapidez de nuestros procesos y la experiencia de los clientes en nuestros sistemas virtuales. Por ello, es indispensable tener claras algunas consideraciones adicionales al momento de evaluar a nuestro proveedor de VPS, sea de VPS administrado como de VPS no administrado.

  • Potencia del servidor

Debe contratar a un proveedor que actualice sus sistemas con regularidad, de modo que le garantice la velocidad y el adecuado tiempo de actividad, de modo que pueda brindar la mejor experiencia a los clientes.

  • Capacidad de control

En el caso de los VPS no administrados, especialmente, debe considerar si el proveedor le ofrece el acceso total (acceso SSH y control sobre su VM) a la configuración del servidor, de modo que pueda editarlo de acuerdo con sus necesidades.

  • Facilidades en la escalabilidad del servicio

Debe evaluar que el proveedor del servicio de VPS le permita acceder a mayor potencia en tanto lo necesite, como añadir núcleos de CPU, RAM, espacio de almacenamiento y ancho de banda. Estas facilidades deben poder ampliarse de forma sencilla en el momento en el que lo requiera. Del mismo modo, debe ser sencillo poder reducir su paquete en caso de que ya no necesite los recursos.

  • Soporte gestionado

En el caso de un VPS no administrado, debe considerar que el proveedor pueda bridarle algún soporte para iniciar con la configuración del servidor en un momento inicial. Si bien los VPS no administrados dependen enteramente del cliente, puede considerar valorar más a los proveedores que le brinden cierta asistencia de requerirla.

Considerar un sistema de VPS, administrado o no, permitirá a la empresa brindar una mejor experiencia a sus clientes y expandirse.

Además del precio mencionado antes como una de las características diferenciadoras del VPS administrado y el VPS no administrado, los parámetros presentados pueden complementar las consideraciones en la decisión sobre el sistema de VPS a contratar y con qué proveedor. Dada la necesidad de estos sistemas como parte del crecimiento de la empresa, es indispensable considerar esta inversión.