¿Cómo iniciar con un VPS no administrado?

Optar por un servicio VPS no administrado o VPS administrado para administrar la virtualización de tu empresa es de las decisiones más sencillas en la actualidad. Al decidir entre el tipo de servicio a contratar, es posible elegir un servicio administrado o uno no administrado. La decisión dependerá de las necesidades y la capacidad de manejo que se tenga de los sistemas implicados. Contratar un servicio VPS no administrado implicará mayores demandas de gestión propia.

En ese sentido, tener un servicio de VPS no administrado requiere que el usuario realice una configuración inicial y siga algunos protocolos para poder operar este servidor. A partir de ello, brindaremos algunos consejos de cómo empezar a manejar este sistema y consideraciones a no dejar de lado.

Al contratar un servicio VPS no administrado, se obtienen los accesos, como la dirección IP de tu servidor, el nombre de usuario root y la contraseña d la cuenta root, además de un entorno con una configuración de software básica. Por ello, uno de los primeros pasos para comenzar a utilizar el VPS es configurar lo necesario para comenzar con su uso y poder usar los comandos adecuados.

Las configuraciones adecuadas determinarán el funcionamiento del VPS no administrado.
  1. Utilizar el acceso Secure Shell (SSH)

Los accesos SSH te permiten acceder a servidores remotos. Por ello, debes recordar que esta será tu ruta de acceso. Asimismo, se caracteriza por tener fuertes protocolos de seguridad y autenticación por lo que se reafirma la conveniencia de su uso y dominio.

Posterior a esta primera medida, debemos acceder al panel de control, en el cual, en la sección de servidores, podremos encontrar el paquete contratado de VPS. Los tipos de sistemas disponibles son el VPS Linux y el VPS Windows, lo cuales tienen diferencias y es necesario analizarlas antes de contratar el servicio más apropiado.

2. Actualizar el servidor

Al iniciar sesión en VPS, es posible que salten anuncios de actualizaciones. Estos se refieren a paquetes de software que son componentes importantes del sistema. Por ello, se deben seguir las indicaciones para tenerlos actualizados y el servidor pueda funcionar. Una vez las instalaciones se hayan completado, se debe actualizar el servidor con el comando reboot, cerrar y volver a abrir.

3. Crear usuarios nuevos y configurar privilegios

Al ingresar al VPS, se utilizará un usuario root. No obstante, se recomienda crear un nuevo usuario con los mismos privilegios, de modo que se pueda resguardar al sistema de los errores, pues las configuraciones realizadas desde el usuario root pueden afectar gravemente al sistema en caso de error. De esta manera, se pueden revisar los comandos antes de ejecutarse, pues contarán con el prefijo sudo que los hará fácilmente identificables.

4. Autenticación de clave SSH

La autenticación SSH mediante clave pública permitirá resguardar mejor tu servidor. Esto se debe a que se utilizará un sistema de doble verificación mediante una clave pública y una privada que funcionarán como dos caras de una moneda. El servidor almacenará la pública y la utilizará para autenticar la privada.

5. Configuración de firewall

Esta última recomendación entra en el paquete de medidas de seguridad indispensables para manejar la seguridad en VPS. La configuración de un firewall interno y externo va a permitir que el servidor se resguarde de los accesos no autorizados, ni verificados. A partir de ello, debemos recordar que la aplicación de cualquier regla en el firewall afecta a todo el sistema de forma automática, de modo que solo debemos aplicar las reglas que nos interesen.

Además de dominar la configuración, se debe considerar la importancia de las secciones del panel de control del VPS no administrado.

Además de las recomendaciones generales que hemos brindado, debemos destacar algunas secciones de VPS no administrado que pueden ser las más útiles al momento de comenzar a configurar su uso o familiarizarnos con la gestión del servidor.

  • Sección de monitorización

Este apartado nos sirve para monitorizar los puertos y servicios que escojamos, de modo que nos lleguen alertas vía email. Esto nos puede alertar de fallas en el servidor, por ejemplo.

  • Sección de Backups por NFS

Esta sección muestra los datos de la configuración de backups NFS, de modo que puedes saber cuánto espacio ocupas. La cantidad de espacio disponible en el recurso NFS determinará la necesidad de ampliar el paquete contratado de VPS no administrado. Por otro lado, debemos recordar que la configuración del recurso y la realización de backups depende de la configuración del servicio.

  • Sección de configurador de recursos

Esta sección le permite acceder y configurar todos los recursos de su VPS y es donde podrá aumentarlos o disminuirlos. Por ejemplo, puedes ampliar el número de CPUs disponibles y la memoria RAM hasta el rango que sea necesario.

  • Sección de ampliaciones

En esta sección podrás contratar mejoras en tu plan de VPS. Por ejemplo, podrás incrementar características como firewall profesional para aumentar la seguridad, Panel Plesk y Plugins Plesk, Backups por NFS para poder asegurar tu información de forma sencilla, entre otras características.

  • Sección de Logs

En esta sección podrás verificar las acciones realizadas sobre el panel, de modo que puedas monitorear todos los procesos. Podrás verificar el usuario que ejecutó los cambios, la fecha y hora, la IP desde que se accedió, el país y una breve descripción de la acción.

A partir de tener en cuenta la utilidad de estas secciones en la administración del VPS no administrado, será posible gestionar de forma más eficiente el manejo de este sistema. Asimismo, en conjunto con los protocolos de seguridad propios, se podrá aprovechar el máximo las funcionalidades del VPS.

Es importante considerar que la adecuada gestión del VPS no administrado depende del equipo con el que cuenta la empresa.

Conclusión

Decidirse por un VPS no administrado implica asumir la responsabilidad sobre su gestión y funcionamiento. Por ello, debe decidirse luego de evaluar las capacidades del personal a cargo de los sistemas de la empresa, de modo que se pueda considerar si contratar un sistema VPS administrado o no administrado sin que las operaciones corran en riesgo de paralizarse por error o práctica deficiente.

Adoptar sistemas cada vez más especializados de gestión y llevar la virtualización de las operaciones siempre implica un crecimiento y, a la vez, asumir los nuevos riesgos que se presenten. Sin embargo, con una adecuada gestión de los procesos, se pueden aprovechar las características y potenciarlas según el crecimiento que la organización experimente.