El impacto de la pandemia en el crecimiento del e-commerce en países latinoamericanos

[av_textblock size=» av-medium-font-size=» av-small-font-size=» av-mini-font-size=» font_color=’custom’ color=» id=» custom_class=» av_uid=’av-kn7ogxmm’ admin_preview_bg=»]
En nuestra experiencia como consumidores, siempre ha sido sumamente relevante la sensación que nos produce el apreciar un producto nuevo de forma presencial, observar su calidad, conversar con el vendedor sobre sus características, dirigirse de un módulo a otro para disfrutar la variedad de opciones. Esta parafernalia realizada antes de la adquisición del producto es para el cliente una aventura comercial. Debido a la pandemia, la modalidad presencial de ventas se vio abruptamente interrumpida. Los negocios que habían empezado a surgir antes de la aparición del virus quedaron estancados, mientras que otros se declararon en bancarrota. El virus nos obligó a permanecer en casa, mientras veíamos como nuestras inversiones se consumían a medida que avanzaban los días, semanas y meses.

La necesidad de un nuevo medio en donde las transacciones comerciales pudiesen realizarse obligó a los comerciantes a trasladarse al espacio virtual. Así menciona Villar Estrada: “ [El comercio electrónico] es la principal vía para la realización de sus operaciones a fin de evitar de esta manera el contacto directo con el consumidor”. (2020: 22). La principal cualidad del e-commerce reside en que: “estamos frente a un ‘contrato entre ausentes’”. Es decir, no es necesario contar con la presencia física y simultánea de las partes. De esta forma, los clientes pueden efectuar ambas sus transacciones desde lugares físicos e incluso horarios distintos. (2020: 25). La importancia del comercio electrónico se debe a que, en esta situación tan crítica, el crecimiento y la reactivación económica de los países dependen de sobremanera de esta modalidad.

En este punto, es necesario plantear el caso de algunos países latinoamericanos. En el Perú,  el 15 de marzo de 2020 el entonces presidente Martín Vizcarra anunció que declaraba al Perú en “Estado de Emergencia” ordenando el aislamiento social obligatorio desde las 00:00 hrs del día lunes 16 de marzo. A nivel nacional, todos los negocios cerraron, salvo aquellos que se encargaban de la distribución de productos de primera necesidad. Esta cuarentena duró un aproximado de tres meses hasta el día 01 de julio de 2020, espacio de tiempo en el cual miles de comerciantes se declararon en quiebra.

Noticia extraída del sitio web de Capital1

Los empresarios encontraron nuevos espacios para la venta de sus productos. El cambio de su establecimiento físico a un espacio digital fue una de las medidas adoptadas para reponerse de la crisis económica. La pandemia produjo un cambio trascendental en la percepción del e-commerce. Quispe Panca afirma que: “La razón de este incremento fueron las medidas de confinamiento ante la pandemia, pues el comercio electrónico se volvió la manera más segura de adquirir productos y evitar aglomeraciones” (2020: 6). La Revista Andina2 resalta el crecimiento del e-commerce en el sector económico. Esta actividad movió US$6,000 millones durante el año 2020. Antes de la pandemia, según el informe Observatorio E-commerce 2020 de la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece), el 1,5% (65,800) de comercios realizaban sus ventas a través de este medio. Con la aparición del virus y las medidas adoptadas, el número de empresas que ingresaron a este rubro se cuadriplicó. A fines del 2020 el 5% (más de 260,000) incursionó en el comercio electrónico.

En Colombia, según Hoyos Anaya, muchas empresas tuvieron que trasladar la modalidad presencial de comercio a las transacciones virtuales debido a la propagación masiva del virus. A inicios del 2020, el e-commerce estaba rezagado, según cifras del informe de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico. Debido a la cuarentena impuesta desde el 25 de marzo de 2020, esta situación cambió drásticamente. El mismo autor comenta los resultados de un estudio de PayU, informe que demostró un aumento en la circulación de transacciones en línea durante los meses de mayo y junio, que si se comparan con las cifras del año anterior, representan un ascenso del 49% y 52%, respectivamente (2020: 22).

Por otro lado, en Ecuador, especialmente las medianas y pequeñas empresas han incursionado e innovado en lo que Montalvo Coronel & Orozco Santos denominan “disrupción digital forzosa” (2020: 354). Estos autores comentan que la cuarentena iniciada el 19 de marzo de 2020 paralizó cerca del 70% de las actividades económicas. Por esta razón, el incremento de las ventas se produjo en la comercialización digital de productos esenciales: alimentos y medicinas (2020: 370).

Similar es la situación del comercio electrónico en Chile. De acuerdo con la revista América Retail3, el e-commerce superó ingresos por US$ 9.000 millones en el año 2020, según cifras de BlackSip. Así mismo, informa que las visitas a los sitios de e-commerce han aumentado desde la mitad de marzo alcanzando un pico del 160% de crecimiento superando a países como Brasil, Argentina o España. Si en el año 2019 los usuarios que compraban en Internet representaban un 66% en Santiago de Chile, en el 2020 estos representaron el 81%.

Esta situación en diferentes países de Latinoamérica, a modo de ejemplificación, nos demuestra como el comercio electrónico o e-commerce ha sido motor en la reactivación económica. Así mismo, este panorama nos ha hecho entender la importancia de reinventarse ante las adversidades. También, es necesario reconocer que el comercio electrónico ofrece también múltiples ganancias. Olguín Ramírez et al. apuntalan varios beneficios (2020: 1629). Entre ellos, los siguientes deben ser tomados en consideración:

  • Incremento en ventas: las redes sociales y páginas web posibilitan una mayor exposición y un crecimiento en las ventas.
  • Incursión al mercado internacional: intervención en el mercado virtual con visibilidad a nivel global.
  • Reducción de costos: el marketing online es más económico que la publicidad tradicional.

Si queremos emprender algún negocio o continuar con el crecimiento de este en estas épocas, es fundamental asistir e incursionar en el comercio electrónico, puesto que esta digitalización permitirá la continua exposición de los productos y servicios que ofertan. Es hora de atrevernos y confiar en las posibilidades ilimitadas del e-commerce.


1 Página web de “Capital”: https://capital.pe/actualidad/gamarra-microempresarios-textiles-se-declaran-en-quiebra-por-medidas-del-estado-de-emeregenciad-noticia-1272074#:~:text=Copyright%20%C2%A9%202020-,Gamarra%3A%20Microempresarios%20textiles%20se%20declaran%20en%20quiebra,medidas%20del%20Estado%20de%20Emergencia&text=Valeria%20Mezarina%2C%20directora%20de%20la,comercial%20m%C3%A1s%20grande%20del%20Per%C3%BA. Consulta: 27/03/21

2 Página web “Andina”: https://andina.pe/agencia/noticia-comercio-electronico-el-peru-movio-6000-millones-el-2020-836245.aspx. Consulta 27/03/21

3 Página web: https://www.america-retail.com/chile/ecommerce-en-chile-supero-ingresos-por-us-9-000-millones-en-2020/. Consulta: 27/03/21
[/av_textblock]