Software pirata o ilegal

El software ilegal o comúnmente llamado software pirata se da cuando se hace múltiples copias de un programa para luego venderlas sin pagar ningún tipo de regalías al creador de dicho software. La piratería de software es ilegal y penada bajo las leyes de infracción de derechos de autor.

Independientemente del aspecto legal, ya desde un punto de vista técnico podemos ver afectada nuestra experiencia si usamos software pirata.

La piratería de software daña su reputación del fabricante porque el software pirata puede estar defectuoso o cargado de malware. El software pirata es inseguro, puede ser utilizado para recoger información personal, cargar una computadora con virus, o participar en otras actividades que perjudican a los usuarios.

La piratería de software es ilegal y penada bajo las leyes de infracción de derechos de autor. Si el software se compra, se copia y luego se regala o se distribuye gratuitamente, entonces no es considerado piratería, pero si se comete una infracción sobre los derechos de autor y por tanto también es penalizado.

La piratería de software es casi imposible de detener, a pesar de que las empresas de software están lanzando más y más demandas en contra de infractores importantes. En un principio, las empresas de software trataron de detener la piratería de software creando copias de protección de su software. Esta estrategia fracasó, actualmente la mayoría del software requiere algún tipo de registro, lo que puede desalentar a los piratas, pero en realidad no se ha podido detener la piratería de software.

Algunos tipos comunes de piratería de software incluyen software falsificado, la separación OEM, carga de disco duro, la piratería de software empresarial, software y la piratería en Internet.

 

¿Qué tipos de piratería de software existen?

Hay cinco tipos principales de piratería de software:

  1. Falsificación

Este tipo de piratería es la duplicación, distribución y/o venta ilegal de material con derechos de autor con la intención de imitar el producto con derechos de autor. En el caso del software empaquetado, es común encontrar copias falsificadas de los discos compactos que incorporan los programas de software, así como paquetes relacionados, manuales, acuerdos de licencia, etiquetas, tarjetas de registro y funciones de seguridad.

  1. Piratería de internet

Esto ocurre cuando el software se descarga de Internet. Las mismas reglas de compra se aplican a las compras de software en línea que a las compradas en formato de disco compacto.

  1. Piratería del usuario final

Esto ocurre cuando un individuo reproduce copias de software sin autorización. Éstos incluyen: Usar una copia con licencia para instalar un programa en varias computadoras y copiar discos para instalación o distribución.

  1. Uso excesivo cliente-servidor

Este tipo de piratería ocurre cuando demasiados usuarios en una red están utilizando una copia central de un programa al mismo tiempo. Si tiene una red de área local e instala programas en el servidor para que la utilicen varias personas, debe asegurarse de que su licencia le da derecho a hacerlo. Si tiene más usuarios de los permitidos por la licencia, eso es «uso excesivo».

  1. Carga de disco duro

Esto ocurre cuando una empresa vende computadoras nuevas con copias ilegales de software cargadas en los discos duros para hacer más atractiva la compra de las máquinas.

 

¿Por qué no usar software pirata?

Muchas veces los usuarios se preguntan cuál es el problema de utilizar software sin licencia. Primeramente, hay que aclarar que utilizar software sin la licencia correspondiente, constituye un delito, tanto bajo la legislación nacional como internacional, con las consecuentes sanciones legales que por lo general son económicas.

Sin embargo, esto solo es uno de los aspectos de esta mala práctica. Desde el punto de vista de la ciberseguridad, se generan otros problemas. El 61% de ordenadores adquiridos con software pirata tienen algún tipo de virus o malware. ¿Por qué se da esta tendencia? Las principales razones son las siguientes:

  1. El software pirata o crackeado, muchas veces, viene con código malicioso escondido, por ejemplo, en forma de troyano (un software aparentemente inocente que en el interior de su código ejecuta acciones maliciosas). Muchas veces el usuario creerá que el software funciona perfectamente, sin embargo, no será consciente de las acciones maliciosas que puede estar ejecutando en segundo plano.
  2. El software sin licencia adecuada, por lo general, no puede acceder a las actualizaciones del fabricante. Las actualizaciones o «parches» son el mecanismo a través del cual se corrigen las vulnerabilidades que están presentes en todo software, y que son utilizadas por los ciberdelincuentes para ejecutar acciones maliciosas en nuestros equipos o redes. Si un software no puede actualizarse, la vulnerabilidad no será corregida, pudiendo explotarse una y otra vez. Es importante recordar que, en la mayorí­a de los casos, las herramientas de protección como antivirus o similares, no podrán protegernos efectivamente si las vulnerabilidades no se corrigen.

El malware expone tanto a empresas como a usuarios particulares a importantes brechas en la seguridad, las cuales se traducen muchas veces en pérdidas económicas: solo en el 2013 se produjeron pérdidas por valor de 127 billones de dólares por problemas con la seguridad relacionados con el malware asociado a software pirata, y 364 billones de dólares por violación de los datos personales a causa de malware asociado a software pirata.

 

¿Qué riesgos corremos?

Los riesgos a los que nos enfrentamos al descargar este tipo de software, ya sea en nuestras computadoras personales o del trabajo, son:

 

  1. Mal funcionamiento. Estos programas aumentan las posibilidades de que sus herramientas no funcionen correctamente.
  2. Muchos de estos programas informáticos están infectados por virus, troyanos o spybots, los cuales podrían provocar consecuencias irreparables para tu equipo.
  3. Las posibilidades de infectar un equipo con virus son mayores. Esto debido a que se requiere una licencia para realizar las actualizaciones en tu máquina, lo que incluye a aquellas que te protegen de los virus recientes.
  4. Acceso denegado a actualizaciones y mejoras. La mayoría de los softwares acostumbra publicar actualizaciones y mejoras cada cierto tiempo, con el objetivo de ofrecer un mayor rendimiento a los usuarios, y que no podrás aprovechar sin un registro original.
  5. Servicio técnico. Al trabajar con un software pirata tampoco podrás hacer uso de su servicio técnico en línea, en tienda o vía telefónica, fundamental cuando el programa informático da cualquier tipo de problema funcional.
  6. Mayores gastos. A la larga, arreglar los problemas que un software pirata puede causar en tu equipo, llegan a significar un mayor costo monetario que el que se hubiera invertido en el programa original.

 

Recuerda, un software ilegal o pirata nunca funciona bien del todo y tarde o temprano dará problemas.,